Cuidado de los dientes en roedores
 

Conejos y otros roedores son cada vez más común en los hogares porque no requieren de excesivos cuidados.
Pero que el animal no requiera unos cuidados excesivos no significa que podamos descuidarnos en cuanto a su salud y a asegurar que esté en las mejores condiciones posibles y es cierto que el desconocimiento de los hábitos alimentarios y cuidados básicos es más común de lo deseado.
El cuidado de los dientes en roedores se hace especialmente importante ya que son mascotas que desgastan muchísimo los dientes al pasarse toda la vida royendo. Es muy común que estos dientes crezcan de maneras descontroladas, pero para evitar este crecimiento, que causa tantos problemas, como la falta de apetito y heridas en el área, debemos de prestar gran atención y mantener un regular control de la dentadura.
El crecimiento de las piezas dentarias depende de la alimentación del animal. Así en pequeños roedores que basan su dieta en semillas serán los incisivos los que crezcan durante toda la vida mientras que los premolares y molares paran de crecer antes de la pubertad.
Si hablamos de conejos, cobayas y chinchillas cuya dieta se basa fundamentalmente en el heno y las hierbas, todos los dientes serán de crecimiento continuo ya que su desgaste es igual durante toda la vida.
Así pues en el cuidado de los dientes en roedores la alimentación debe ser muy estrictas. Por ejemplo si a un pequeño roedor le proporcionamos comida blanda, sus incisivos no se desgastarán con lo que, como crecen durante toda su vida, pueden llegar a alcanzar un tamaño desmesurado provocando dolores, y problemas de salud en general.
Y en el caso de los incisivos la detección es muy sencilla porque están en primera línea de boca pero el problema viene con los premolares y molares que no se ven a simple vista y que son los que realmente causan problemas, se clavan en las mejillas o en la lengua e impiden masticar correctamente.
Ésta no solo es la causa número uno de consultas veterinarias en el caso de los conejos, lo preocupante es que también es una de las primeras causas de mortalidad en estos animales. La importancia del heno es que ayuda a desgastar los dientes de forma horizontal y no vertical ayudando a que no crezcan demasiado.
Además el heno aporta fibra que es vital para el buen funcionamiento del sistema digestivo de estos animales. Por eso cuando hablamos del cuidado de los dientes en roedores hacemos siempre mucho hincapié en la alimentación ya que es la base principal para evitar posibles enfermedades y problemas en la salud de nuestras mascotas.
La señal más notoria para problemas dentales suele ser casi siempre la misma, la falta de apetito. Con el tema de los incisivos se hace más notable, pero si el causante del dolor es una infección dental, muy raramente esta se hará visible.
Cuando veamos que nuestro roedor no se alimenta de manera normal es recomendable que lo vea un veterinario, porque revisar la boca de un roedor no suele ser fácil, ya que los mismo presentan una forma muy angosta y pequeña la cual se hace muy difícil de revisar a simple vista. Muchas veces el diagnóstico requiere de radiografías y muestras de la boca.

 

 

 

Lunisha Mascotas  |  lunishamascotas@hotmail.es