Las garrapatas


En España las garrapatas son activas de febrero a octubre. Para poder reproducirse, la hembra necesita sangre y perros son unos de los hospedadores favoritos para ella. La garrapata espera al perro en zonas con bastante vegetación, como por ejemplo en hierbas altas en las orillas de los caminos, en jardines, muros, parques, o terrenos sin edificar. Así que es fácil que el perro se encuentre con garrapatas.Cuando un perro se acerca a una garrapata ésta saltará encima de él y caminará por su pelaje hasta llegar a su sitio favorito, que suele ser:
-    La zona de las orejas,
-    Entre los dedos del pie,
-    Cerca de los ojos, nuca o cuello.
En estos sitios es donde su piel es más fina y con mayor riego sanguino.
Es normal encontrar garrapatas, no tiene nada que ver con la higiene del perro. Un simple paseo es suficiente para que el perro tenga garrapatas. Es muy probable que no detectes la garrapata si no la buscas. Cuando pica a tu perro no le causará ningún dolor porque antes de introducir su boca, la garrapata deposita una pequeña cantidad de saliva con propiedades anestésicas.

Aunque su picadura no provoca dolor, sí produce daño.
Irritación: al alimentarse a través de la piel, suelen provocar picor intenso; el animal se rasca y se produce una lesión secundaria. Estas heridas (por picadura del parásito y por rascado del huésped) son susceptibles de infectarse por bacterias oportunistas. Los daños causados por los ácaros en la piel se conocen con el nombre de sarna y se caracteriza por inflamación de la piel y ausencia de pelo.
Transmisión de enfermedades: uno de los inconvenientes fundamentales de la acción de las garrapatas es la posibilidad de transmitir graves enfermedades (babesiosis). En el caso de las pulgas, el efecto transmisor también es posible (Dipylidium caninum).
Reacciones tóxicas: algunas garrapatas, al alimentarse, liberan toxinas en la sangre del huésped. Esto puede provocar una parálisis y causar la muerte del animal.
Pérdida de sangre: evidente pérdida por la ingestión de los parásitos de este inapreciable elemento. Suele evidenciarse por debilidad y anemia (analítica sanguínea).

Hay muchos mitos, leyendas para poder acabar con ellas. Unos utilizan el aceite para ahogar la garrapata pero se comenta que eso NO se debe hacer, porque según los expertos podría provocar que la garrapata vaciase el contenido infectado de su estómago en la piel del perro.
Otros optan por utilizar pinzas, el método más extendido en el mundo, pero tienes que tener bastante habilidad y pulso para extraerla entera sin peligro de que quede la cabeza dentro del cuerpo de nuestro perro. Tendrías que ir urgentemente al veterinario para que con un mosquito, tipo pinzas, consiguiera extraerla del todo.
Lo más importante es asegurarte de que quitas la garrapata por completo. Si no estás seguro de haberla quitado del cuerpo del perro por completo, acude al veterinario. Es lo mejor.

 


Si utilizas tus dedos para sacarla deberás utilizar siempre guantes ya que una picadura te podría provocar algún tipo de enfermedad que transmite la garrapata.
Siempre se debe proteger al  perro con un buen collar que debe ser renovado una vez cada 3 meses. Esto ayudará en gran medida a evitar sorpresas desagradables. Pero no olvidemos que nada es infalible y cuando salgamos a pasear con nuestro perro debemos examinarlo a nuestro regreso.
  

 

 perros.com - mascotas.facilisimo.com - i-perros.com -  petuky 

 

Lunisha Mascotas  |  lunishamascotas@hotmail.es