El misterioso lenguaje de los gatos

 

Al igual que ocurre con otros animales y también con el ser humano, el gato ha desarrollado un lenguaje propio que le permite comunicarse con los de su misma especie y con otros animales. Para el hombre, sobre todo si no ha convivido mucho con un gato, este lenguaje resulta incomprensible, misterioso y confuso.

A continuación dejamos algunas de las claves para entender mejor a estos felinos domésticos:
• El ronroneo: se produce por las contracciones rápidas de los músculos de la laringe y del diafragma del gato; el ronroneo, con infinitas variables, aparece cuando el gato se siente cómodo o cuando está excitado.
• El maullido: su registro es muy amplio y su significado depende de su duración e intensidad (puede ser una llamada al dueño, marcar el rechazo, el miedo...). En la época de celo, el maullido es persistente, agudo y prolongado. Si se trata de un bufido, el gato está asustado y se muestra agresivo.

• El cuerpo también habla:
- Los ojos: Cuando un gato mira fijamente, a diferencia de lo que algunos podrían pensar, no nos está desafiando sino que está mostrando interés y curiosidad hacia nuestra persona. Si dilata las pupilas, es que está al acecho o nervioso (suelen hacerlo cuando está cazando por ejemplo).
- La cola: es un gran indicador del estado de ánimo del gato; cuando más erguida esté, más feliz y satisfecho se encuentra el animal. Si la mueve, a diferencia del perro, es que está agitado, molesto y nervioso.

Lunisha Mascotas  |  lunishamascotas@hotmail.es